El tesorero está dependiendo cada vez más de lo virtual, y debe verse a sí mismo como un departamento en lugar de un proceso. Debido a esta función de mayor digitalización se requiere un gran número de personas que colaboren con el negocio, buscando una mejor integración entre la operación y la automatización para que todo se lleve a cabo de manera más estratégica.

En el reporte The ‘virtual reality’ of treasury -Global Treasury Benchmark Survey 2017desarrollado por PwC se consiguió la opinión de 220 tesoreros y directores de financias de organizaciones en varios países del mundo, donde se extrajeron diversos hallazgos, entre los que destacan el aumento de la subcontratación de los procesos de back office y procesos de pago, así como una mayor participación de los equipos financieros locales en los informes de exposición, lo que crea nuevas complejidades en la aplicación de las regulaciones, la salvaguardia de la liquidez y en la gestión de riesgos.

Principales resultados

Mejor alineación entre agendas del tesorero y del CFO
Si bien los temas del área de tesorería y la dirección de finanzas están alineados en un alto nivel, los CFO impulsan al tesorero a asumir responsabilidades más allá de la definición de sus funciones. Sin embargo, estos últimos no parecen tener el mismo sentido de urgencia que los ejecutivos financieros en temas de cybersecurity, compliance, capital de trabajo y gestión de riesgo financiero.

Verdadero enfoque en la proyección de flujo de efectivo
Los pronósticos de flujo de efectivo siempre están en los primeros lugares de la agenda de la tesorería y los directores de finanzas. Más del 40% de los encuestados indicaron que es una prioridad y el 80% la calificaron como alta o de importancia crítica. Sin embargo reconocen que hay cuestiones básicas que requieren solución, como: la precisión y cartografía de datos, así como manejo de herramientas apropiadas para hacer análisis predictivos más acertados.

Los tesoreros deben emplear medidas para proteger sus activos ante las creciente amenazas en cybersecurity
Las tesorerías generalmente cuentan con infraestructura de pago y comunicación bancaria, las cuales son clave para el negocio y no deben verse comprometidas. El 19% de los tesoreros catalogan a cybersecurity como una preocupación crítica. Sin embargo, el 45% de los CFO la consideran como una prioridad, señalando que puede haber un desajuste significativo en los programas financieros si sucede algún ataque cibernético.

Erosión de la base imponible y traslado de beneficios (BEPS) acercarán a impuestos y tesorería
La nueva legislación fiscal implica que los precios de transferencia ocuparán un lugar central, lo que podría impactar en las actividades de los tesoreros, la distribución del poder de decisión y la configuración de los sistemas. Por lo tanto la tesorería deberá trabajar más estrechamente con el área de impuestos para valorar y preparar adecuadamente a sus organizaciones.

Los tesoreros necesitan los medios para hacer sus actividades verdaderamente resistentes y efectivas
La agenda del tesorero está dominada por una amplia gama de temas regulatorios de alto esfuerzo como Know Your Customer (KYC) y cambios en la contabilidad. En los últimos años, los presupuestos han sido planos y sus perspectivas siguen estancadas. Muchos encuentran difícil reequilibrar los presupuestos con el esfuerzo requerido para cumplir con los requisitos de regulaciones y hacer que el tesoro sea más efectivo y resistente.