Con apenas pocos días en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha atraído todas las miradas del mundo debido a sus discursos, tuits y firmas de órdenes ejecutivas, siendo uno de los temas de interés la posible reforma fiscal en Estados Unidos.

Desde su campaña, Trump insistió en reducir a 20% la tasa impositiva a las empresas, la cual actualmente es de 35%, sin embargo, tener la mayoría republicana tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, podría no asegurarle al mandatario una fácil disminución de este impuesto.

Aerospace Industry in Mexico

Ante este escenario legislativo que envuelve a la nueva ley fiscal y retomando la reducción de impuestos que se busca hacer a las empresas, es lógico pensar que el dinero percibido por este gravamen, y que se destina a diversas actividades, no puede quedarse en el vacío.

En un anteproyecto de la Cámara de Representantes se habla sobre el Border Adjustment Tax (BAT) o el Ajuste Fronterizo, el cual pretende prohibir las deducciones tributarias de las empresas estadounidenses al comprar productos importados y exentar de gravámenes los ingresos por las ventas de exportaciones.

Básicamente, lo que se buscaría con el BAT es incentivar que las compañías de Estados Unidos compren en el mercado doméstico en lugar de importar productos o materias primas. De esta manera se fomentará la economía nacional, se generarán nuevos empleos y se motivará a las organizaciones de Estados Unidos a fabricar en su territorio.

Pero, ¿qué tiene que ver el BAT con la reducción del impuesto a las empresas? La respuesta es que con el BAT la deducción prohibida será de una tasa del 20% que, económicamente hablando, es equivalente a que todas las importaciones estuvieran sujetas a este nuevo porcentaje.

¿Qué hay con México?

Aparentemente, el 26 de enero de 2017 hubo una validación de esta carga impositiva por parte del presidente de Estados Unidos, quien indicó que podrían imponer una tasa del 20% a las importaciones provenientes de México para el fondeo de la construcción del muro en la frontera que comparten ambas naciones.

New Call-to-action

La posible mayor afectación para nuestro país en cuanto a este impuesto es que, por la premura de levantar el muro, se buscaría aplicar esta nueva medida inicialmente con las importaciones desde México, sin embargo, sabemos que es un tema que obligatoriamente debe discutirse en el Congreso, aunque actualmente el BAT ya está en boca de la opinión pública.

Más allá de lo tributario, es imperativo que las organizaciones en México contemplen futuros escenarios financieros en el caso de que este impuesto sea aprobado. De la misma forma, las cámaras empresariales y el propio gobierno mexicano deben analizar cómo una medida de este tipo afectaría el tipo de cambio, el volumen de ventas de exportación, así como los índices de inflación.