Recientemente el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumplió sus primeros 100 días ocupando este cargo y desde el punto de vista regulatorio en el ámbito de servicios financieros, tanto él como su gabinete han pedido retroceder la ley Dodd-Frank y las normativas promulgadas a raíz de la crisis de 2008.

Básicamente la Dodd-Frank o Ley de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor plantea medidas para asegurar la transparencia y estabilidad del sistema financiero en Estados Unidos, sin embargo desde su campaña, el presidente Trump había introducido el tema de mejorar la capacidad de los bancos reduciendo la alta carga regulatoria actual que pesa sobre las instituciones financieras.

CREAR CTA

La actual administración ha enviado claras señales de que habrán cambios en las regulaciones financieras y a propósito de esto PwC publicó First Take - A publication of PwC’s financial services regulatory practice, donde se hacen 10 predicciones acerca de la regulación en finanzas en los primeros 100 días de Donald Trump:

  1. Órdenes ejecutivas darán pocos resultados: En sus primeros 100 días el primer mandatario estadounidense ha emitido este tipo de instrumentos por el cual ordena determinada acción y la mayoría necesita de tres a seis meses de revisión, por lo que se crea una ilusión de los cambios prometidos pero la realidad es que es difícil revertir la regulación de los servicios financieros.
  1. Ley Dodd-Frank no será modificada: Desde su promulgación los congresistas Republicanos se han opuesto a la legislación de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor, pero actualmente las cámaras no permitirán cambios sobre esta normativa, y para que esto pueda suceder tendrán que esperar hasta el 2018 y ver si pueden conseguir más escaños en el Congreso.
  1. Falta de consensos ralentizará los cambios: Las modificaciones en las regulaciones financieras, sobre todo la de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor, requiere que muchos actores se pongan de acuerdo y existen voces que indican que gracias a esta norma se ha reducido el riesgo dentro del sector financiero.
  1. El proceso de nombramientos retrasará el impacto de los nuevos reguladores: La administración de Trump ganó puntos respecto a la nueva apertura de las vacantes, sin embargo encontrar mano de obra calificada es un proceso laborioso que ha demorado debido a los muchos procedimientos.
  1. Tarullo se ha ido, pero no puede ser olvidado: Daniel Tarullo, quien fue miembro del Consejo de Gobernadores de la Reserva Federal hasta abril de 2017, se fue anticipadamente en el momento en que el presidente nombró a un nuevo gobernador para ocupar el puesto vacante de vicepresidente de supervisión. Antes de partir reiteró que los niveles de capital de los bancos deben mantenerse altos.
  1. SEC y CFTC se quedarán atrás de las agencias bancarias debido a puestos estratégicos vacantes: Tanto la SEC como la CFTC se reducen a solo un republicano y un comisionado demócrata tras la salida de sus presidentes en enero. Estas vacantes son importantes pues pueden ser un obstáculo importante para decisiones relevantes, por lo que la Casa Blanca ya designó a un presidente interino para permanecer en el papel, sin embargo aún espera por su audiencia de confirmación ante el Senado.
  1. La administración esperará la salida de Corday: La Oficina de Protección al Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) aún no tiene en clara que orientación tomará respecto a su director Richard Cordray, sin embargo muchos de los Republicanos buscan que sea reemplazado antes de finalizar su mandato en julio de 2018. Se especula que la Casa Blanca aguardará por su renuncia pues ha mostrado interés en postularse como candidato a gobernador de Ohio para el año que viene.
  1. La regla fiduciaria del DOL seguirá viviendo... en espíritu: Se estima que esta normativa desaparezca entre abril de 2017 y enero de 2018, debido a que muchos líderes industriales se oponen y el primer mandatario estadounidense tiene control significativo sobre esta agencia.
  1. FSOC se convertirá en un acelerador para la desregulación: Se espera que el proceso del Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera (FSOC, por sus siglas en inglés) para designar a los no bancarios genere resultados diferentes en el futuro. De hecho se le ordenó al Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin que suspendiera por 180 días las nuevas designaciones para revisar este proceso.
  2. Las nuevas elecciones colocarían frenos en nuevas medidas: Las elecciones parlamentarias de 2018 parecen lejanas pero actualmente está inclinada a favor de los Republicanos. Esto significa que si hay una mayoría de ellos en el senado la derogación del Dodd-Frank no será difícil de realizar.

Relacionados: 

- Administración Trump anunció las medidas de su reforma fiscal